Un Cementerio Con Historia

CEMENTERIO DE AZUL Homenaje a la majestuosidad de la muerte y a la síntesis histórica La ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, Argentina, rinde homenaje a la majestuosidad de la muerte, con una imponente escultura hecha en 1938, por el arquitecto Francisco Salamone. Esta escultura representa un ángel flamígero con una espada en las manos, Como dijo alguien, pareciera que estuviera marcando la frontera entre la vida y la muerte; además esta representando para los creyentes la esperanza de la resurrección. Entrando ya al interior del cementerio encontramos dos cenotafios que rinden homenaje a los muertos de los dos grandes partidos políticos cuya ideología la podemos considerar fundacional de la argentina moderna. Uno es en homenaje a los muertos en la Revolución Radical, de 1890 y el otro es en homenaje al Teniente General Juan Domingo Perón y a su esposa Maria Eva Duarte. Es como si esta Ciudad Cervantina, de profundas raíces Pampas, en la que hace años, se señoreaban los pueblos originarios, tierra en que tantos desencuentros se produjeran, quiere ser hoy la heredad de la síntesis unificadora de tantos años de desencuentros.





A los desaparecidos de toda la tierra, de todas las épocas por distintos motivos, quienes con su sacrificio han hecho posible que "la muerte le enseñe a los vivos" a soñar con un Mundo lleno de respeto por las ideas del otro.







José Vicente Cuenca Phd Departamento de Antropología Universidad Nacional de Colombia Santa Fé de Bogotá, 1994


martes, 22 de marzo de 2011

El nombre de Azul, poesia de Maria Alex Urrutia Arteta,

                                                         ESTE NOMBRE
                                                          
                                               Este nombre de sueño que te nombra
                                               Este nombre pequeño pero grande.
                                               Apretado de gracia y de ventura.
                                               Encendido de ardores y de afanes.
                                               Este nombre dulcisimo de cielo.
                                               Este nombre celeste, como el aire.
                                               Con sabores de canto y lejania.
                                               Y de luz.  de agua. Y de paisaje.

                                               Este nombre de liquida sustancia.
                                               Este nombre que entraña lo inefable.
                                               Lo divino. Lo puro. Lo perfecto
                                               El latido armonioso de la sangre.

                                               Este nombre de cielo que te nombra.
                                               Este nombre de hechizo inexplicable.
                                               Y sentido y total y jubiloso.
                                               Es el nombre cabal para nombrarte.
                                         
                                               Tu te llamas Azul, como la altura.
                                               Y en azul, que es belleza, te repartes


                                                          Maria Alex Urrutia Artieda



este es un homenaje de los autories del Blog, a Maria Alex Urrutia la potisa de Azul,
y al pueblo de Azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario