Un Cementerio Con Historia

CEMENTERIO DE AZUL Homenaje a la majestuosidad de la muerte y a la síntesis histórica La ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, Argentina, rinde homenaje a la majestuosidad de la muerte, con una imponente escultura hecha en 1938, por el arquitecto Francisco Salamone. Esta escultura representa un ángel flamígero con una espada en las manos, Como dijo alguien, pareciera que estuviera marcando la frontera entre la vida y la muerte; además esta representando para los creyentes la esperanza de la resurrección. Entrando ya al interior del cementerio encontramos dos cenotafios que rinden homenaje a los muertos de los dos grandes partidos políticos cuya ideología la podemos considerar fundacional de la argentina moderna. Uno es en homenaje a los muertos en la Revolución Radical, de 1890 y el otro es en homenaje al Teniente General Juan Domingo Perón y a su esposa Maria Eva Duarte. Es como si esta Ciudad Cervantina, de profundas raíces Pampas, en la que hace años, se señoreaban los pueblos originarios, tierra en que tantos desencuentros se produjeran, quiere ser hoy la heredad de la síntesis unificadora de tantos años de desencuentros.





A los desaparecidos de toda la tierra, de todas las épocas por distintos motivos, quienes con su sacrificio han hecho posible que "la muerte le enseñe a los vivos" a soñar con un Mundo lleno de respeto por las ideas del otro.







José Vicente Cuenca Phd Departamento de Antropología Universidad Nacional de Colombia Santa Fé de Bogotá, 1994


domingo, 1 de agosto de 2010

Eufemio Zabala



sepelio del señor Zabala gentileza del museo historico de Azul




En 1906, se cometió en el recinto del Consejo Deliberante de Azul, un crimen que sentó precedente al ocurrido muchos años después en el Senado de la Nación El martes 23 de julio de 1935, fue asesinado el senador electo por Santa Fe Enzo Bordehabere.
En el orden nacional acababa de asumir la presidencia de la Nación en reemplazo del doctor Manuel Quintana, el doctor José Figueroa Alcorta, Marcelino Ugarte era gobernador de la provincia de Buenos Aires, fue reemplazado en 1906 por Ignacio Irigoyen, esta era sucintamente la situación política en los comienzos del siglo.
En 1905, fue electo intendente el doctor Ángel Pintos y como Presidente del Consejo Deliberante don Eufemio Zavala y García.
La elección fue cuestionada por la oposición ante la justicia, además el oficialismo no solo contaba con la colaboración de las fuerzas policiales, sino que contaba entre sus seguidores varios matones dispuestos a todo, en Azul, los matones a sueldo respondían a unos hermanos que se llamaban Angel y Manuel Toscano, en 1890, despides de ocupar la Intend., fueron corrido y con la revolución de 1893, encarcelados .
De los tres diarios que se editaban en Azul, solo le respondía al Intendente Angel Pintos, El, Imparcial; era tan el revuelo que se había armado que el Juez de Paz señor Pourtale, condeno a los electos a una multa, seis meses de arresto e inhabilitación por tres años para ejercer cargos públicos . Esta acción del Juez de Paz, derivo en la detención del intendente, por no haber acatado su sentencia.
Realizadas nuevas elecciones, el doctor Angel Pintos obtiene nuevamente el triunfo, a pesar del escaso numero de votantes.
Se designo al doctor Manuel Aztiria, como intendente, y a Don Eufemio Zavala y García como presidente del Consejo Deliberante, con gran sorpresa de las autoridades designadas cuando asumen encuentran la caja totalmente vacía, solo había 200.
La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, designo al señor Carlos Vega Belgrano, descendiente del General Manuel Belgrano para hacerse cargo de reunir a las partes en litigio y ordenar la Municipalidad.
El 28 de noviembre de 1906, a las 2 de la tarde comienza a desarrollarse el drama que culminaría con la muerte del ilustre ciudadano Don Eufemio Zavala y García, al comen zar la sesión la barra estaba ocupada por una gran cantidad de personas que respondían a los hermanos Toscazo, profiriendo insultos. Los matones estaban acaudillados por un tal Miguel Biggi alias Marota, inmediatamente comenzaron los disparos, el presidente del Consejo se arrimo a la barra a pedir calma y fue herido de un balazo que momentos después le acarreo la muerte. Si bien algunas perdonados fueron detenidas con relación a este hecho nunca nadie fue condenado y los pocos detenidos recuperaron la libertad.
Hoy Don Eufemio Zavala y García yace en un nicho abandonado en el Cementerio Unico de Azul









Fuentes:
Diario el Tiempo
Historia del Antiguo Pago de Azul Alberto Sarramone Ed Biblos 1997