Un Cementerio Con Historia

CEMENTERIO DE AZUL Homenaje a la majestuosidad de la muerte y a la síntesis histórica La ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, Argentina, rinde homenaje a la majestuosidad de la muerte, con una imponente escultura hecha en 1938, por el arquitecto Francisco Salamone. Esta escultura representa un ángel flamígero con una espada en las manos, Como dijo alguien, pareciera que estuviera marcando la frontera entre la vida y la muerte; además esta representando para los creyentes la esperanza de la resurrección. Entrando ya al interior del cementerio encontramos dos cenotafios que rinden homenaje a los muertos de los dos grandes partidos políticos cuya ideología la podemos considerar fundacional de la argentina moderna. Uno es en homenaje a los muertos en la Revolución Radical, de 1890 y el otro es en homenaje al Teniente General Juan Domingo Perón y a su esposa Maria Eva Duarte. Es como si esta Ciudad Cervantina, de profundas raíces Pampas, en la que hace años, se señoreaban los pueblos originarios, tierra en que tantos desencuentros se produjeran, quiere ser hoy la heredad de la síntesis unificadora de tantos años de desencuentros.





A los desaparecidos de toda la tierra, de todas las épocas por distintos motivos, quienes con su sacrificio han hecho posible que "la muerte le enseñe a los vivos" a soñar con un Mundo lleno de respeto por las ideas del otro.







José Vicente Cuenca Phd Departamento de Antropología Universidad Nacional de Colombia Santa Fé de Bogotá, 1994


miércoles, 16 de marzo de 2011

Gumersindo Cristobo

                                        fotografia de la boveda de la flia Posse donde descansa
                                                            el doctor Gumersindo Cristobo



PRIMER DIPUTADO POR AZUL

Activo militante de la UCR, fue tres veces presidente del Honorable Consejo Deliberante, en 1920 fue elegido diputado nacional, en 1924 renueva su mandato falleciendo durante el ejercicio  de su mandato.
Como legislador, getiono y obtuvo la instalacion en Azul del Banco Hipotecario Nacional, consiguiendo la partida principal para la construccion del Colegio Nacional, realizo para Azul, numerosas acciones en bien de la comunidad, caminos parques etc.
durante esa epoca  trabajo durante sus años de actividad junto al doctor Juan Prat.
sus restos descansan en la boveda de la famila Posse, su mujer era Josefa Posse.




datos extraidos del libro:
Historia del Antiguo Pago de Azul
Alberto Sarramoine
Editorial Biblos
mayo de 1977

A noventa añosde su fallecimiento

 fue publicado por Eduardo Aguero Mielhuerry 

                                                                       dibujo al lapiz

  Gumersindo Cristobó, un político singular



Por Eduardo Agüero Mielhuerry


Gumersindo L. Cristobó nació en el pueblo de Nuevede Julio en el año 1875.
            A temprana edad, seinstaló en la ciudad de Buenos Aires junto a su hermanoJulio,seis años menor que él. Allí ambos se radicaron para completar sus estudios y,al mismo tiempo, Gumersindo se inició como ayudante de un escribano porteño.
            La Revolución Radical del ’93acaecida en la provincia de Buenos Aires -con epicentro en Azul-, captó laatención del joven estudiante que no dudó en acercarse al pueblo que para 1895alcanzaría la categoría de ciudad.
Cristobó mostró un profundointerés por el devenir de la Unión Cívica Radical, partidopolítico que con sus luchas internas y sus conquistas sociales marcóprontamente la vida de la República. Con profundas convicciones, Cristobócomenzó a militar en sus filas, transformándose en su líder local en muy pocotiempo.
Inmediatamente después de lossucesos de julio del ’93, se terminó -en apariencia- el control que ejercíanlos hermanos Evaristo y Manuel Toscano sobre lamunicipalidad de Azul, la cual se había convertido por aquellos años en “un semillero de escándalos y latrocinios”.NarcisoMallea, líder Cívico Nacional, fue intendente por dos años, período enel que se vislumbró una leve mejoría en el manejo político comunal.
Tras diplomarse como Escribano,Cristobó se radicó definitivamente en nuestra ciudad cuando culminaba el sigloXIX. Desde el 6 de junio de 1899 (hasta su fallecimiento), se convirtió en eltitular del Registro de Escrituras Públicas N° 2. Asimismo, se transformóenJefedel Registro Civil local y comenzó a ocupar diversos cargosdirectivos en la Unión Cívica Radical local, llegandoluego a presidirla.
A finales del siglo XIX ycomienzos del XX, la logia masónica “Estrella del Sud” N° 25 tenía enAzul una incidencia muy particular. Muchos de los hombres públicos de la ciudadformaban parte de sus filas y posiblemente más de uno de los temas concernientesal futuro azuleño se trataban entre “Hermanos”. Así, el 9 de mayo de 1901,Cristobó se inició en la Logia local a la cual con el paso del tiempo llegó aconducir.
            Gumersindo conformó suhogar contrayendo matrimonio con la azuleña Josefa Posse con quien tuvo a su hija Alicia Emilia Gregoria.



La compleja política azuleña


En las elecciones del 24 de juniode 1906 triunfó la agrupación encabezada por el doctorÁngel Pintos, denominada “ComitéPopular”, y que en su lista incluía a políticos de otros partidos comoel radical Cristobó. Pero los toscanistasno reconocieron el triunfo y ocuparon el Palacio Municipal, manteniendo dosmunicipalidades “paralelas”. Para apaciguar los ánimos, desde el Gobiernoprovincial se nombró a Carlos Vega Belgrano comointerventor comunal.
El 26 de noviembre, en medio deun año convulsionado, se designó a Eufemio Zavala y García comopresidente del cuerpo legislativo. La sesión convocada para aquél día tuvo unfinal impensado. En medio de un debate moderado que buscaba la concordiapolítica, los matones toscanistas-seguidores de aquellos hermanos a los que años atrás se los creía liquidadospolíticamente-, iniciaron una balacera en el recinto del Concejo Deliberanteque culminó con la muerte de Zavala y García y varios heridos, entreellos Gumersindo Cristobó.
La Municipalidad quedó bajo elcontrol bonaerense, produciéndose una sucesión de comisionados impuestos por elGobernador de turno. Durante casi toda la década, la Unión Cívica Radical tuvoque lidiar con sus propios fantasmas, no logrando organizarse internamente para“bendecir” a un candidato único. De hecho, muchos dirigentes culminaronformando parte de otras listas para poder acceder a algún cargo gubernamental,intentando infructuosamente desde éste reorganizar al propio Partido.
El devenir político no alejó aCristobó de otras actividades comunitarias, formando parte de variasinstituciones de bien público, entre ellas, la Asociación Española de SocorrosMutuos.
El 24 de agostode 1915, Gumersindo Cristobó fue electo delegado para laConvenciónNacional, por la provincia de Buenos Aires, actuando como tal el 20 demarzo del año siguiente. El 30 de julio, se realizaron elecciones comunales, resultando ganador elPartidoConservador, que obtuvo la totalidad de los concejales. ÁngelPintos fue nuevamente elegido intendente.
Casi un año después, el 8 dejulio de 1917, el comisario Juan Carlos Sarrail fue designadocomo Comisionado, pero al mes fue reemplazado por el escribano VicenteB. Gauthier. El nombramiento de éste causó malestar en el radicalismolocal, pues se aseguraba que “antes dehacerse radical fue independiente, o sea, castellarista, cuya agrupación hubode abandonar en forma estrepitosa; se le acusaba de haberse pasado alconglomerado pinto-toscanista siendo concejal elegido por la primeraagrupación. Los hechos confirmaron ese cambio de política, pero si esto nobastase hemos de recordar que el señor Gauthier fue antes de ese episodiopintista y antes de esto, de otro partido cuya denominación no recordamos”.
Enfrentado al caudillo radicalCristobó, a causa de la designación de nuevos empleados en elmunicipio, Gauthier debió renunciar poco más de veinte días después dehaber asumido, siendo reemplazado por el abogado y profesor LisandroSalas.






Radicales al poder


El 6 de abril de 1918, habíatenido lugar una asamblea extraordinaria en el Comité radical azuleño con elobjeto de lograr la unificación con el sector disidente. Después de un“accidentado cambio de ideas” entredirigentes de ambas partes, se propuso como candidato a José María Lier.
A finales de1918 se comenzó a barajar la postulación de Cristobó y, finalmente, en febrerodel ’19 fue designado candidato a Senador provincial, por la 5° sección electoral, por la Convención deBuenos Aires.
Las elecciones se realizaron el14 de abril. Ganó el radicalismo con 1.399 votos contra 326 de los socialistasy la abstención de los conservadores. El Concejo Deliberante quedó conformadopor ochoradicales dos socialistas siendo Gumersindo Cristobó elegido comoPresidente del cuerpo y José María Lier como Jefe comunal.
Ante la impugnación planteada porPintos, hubo nuevas elecciones el 30 de noviembre, convocadas por el ConcejoDeliberante, generando un verdadero conflicto de poderes. Ante esto, elintendente Lier declaró nula la convocatoria, pero laselecciones igualmente se hicieron y los radicales ganaron con 685 votos, contra127 de los socialistas y 9 en blanco. Así la nueva conformación del Concejoeligió a Abelardo Cano como intendente, un acérrimo seguidor deCristobó.
El gobernador JoséCamilo Crotto resolvió intervenir la comuna y le entregó el gobierno alnuevo Intendente electo tratando de dar por terminado el problema. Sin embargo,durante1920 hubo duros enfrentamientos en el seno del radicalismolocal. Empero a pesar de los malos momentos, el 7 de marzo, en laselecciones legislativas que se realizaron, el presidente del ConcejoDeliberante, Gumersindo Cristobó, fue electo Diputado Nacional.
Por entonces, surgió entre varios vecinos azuleños laidea de dotar a la ciudad de un monumento al extinto presidente de laRepública, Bartolomé Mitre, en el cruce de la avenida homónima y la 25 de Mayo.Así, se conformó una primera Comisión Pro Monumento, cuyo presidente fue el Dr.Ernesto Larrain, desempeñándose como secretarios los doctores JuanPratJosé María Caputti Ferreyra y Carlos A. Leiva,destacándose entre los vocales vecinos como Gumersindo Cristobó,Eduardo Naulé, Lorenzo y Félix Piazza, Luis Robin, Enrique Squirru, Juan P.Torras y César Cáneva. El 26 de junio de 1921 se colocó la Piedrafundamental en la rotonda del cruce de arterias, sin embargo, elproyecto no se concretó hasta el martes 9 de julio de 1940, día en que fueinaugurado el monumento (el martes 21 de mayo de 1974 la estatua fuellevada al veredón de la Escuela N° 17).
Muchos radicales enfrentados aCristobó creyeron que con la anunciada reorganización del Partido se acabaríael control ejercido por el Diputado. El 11 de septiembre de 1920, con lapresencia del Presidente y el vice del Comité de la Provincia, se celebró laelección de las nuevas autoridades locales. Apenas votaron 375 afiliados (sobreun padrón de 7.500), empero el triunfo de Cristobó fue rotundo.


Obras para el Azul


Dentro de los proyectospresentados por Cristobó que obtuvieron sanción de la Cámara de Diputados sehalla la construcción de un Cuartel y casino de oficiales destinado alBatallón2° de Zapadores Pontoneros destacado en Azul, obra presupuestada en 800mil pesos; obtuvo que se incluyera en el presupuesto una partida para laconstrucción del edificio del Colegio Nacional, presupuestado en350 mil pesos. También por su intermedio se concretó la instalación de unasucursal del Banco Hipotecario Nacional en Azul.
Asimismo tuvo una importanteparticipación en el desarrollo del Parque Municipal. Por su gestióntambién se construyeron varios pavimentos en la ciudad y dos puentesen el camino a Tandil (hoy Camino Viejo) y otro en el que iba rumbo a LasFlores (también Camino Viejo). En este sentido promovió la instalación delsistema de Peones Camineros, para preservarlos.
También elaboró y logró laaprobación de decenas de proyectos en beneficio de diversos pueblos bonaerenses.
En febrero de1924 fue electo nuevamente Diputado Nacional por la 5° sección electoral. Obtuvo 98 votos, siendo octavo sobre un total de 17 electos.
El 9 de abril deaquél año, junto a más de cuarenta diputados del Bloque de Diputados Nacionales dela U.C.R., denunció en un manifiesto el ‘contubernio’ (radicalesantipersonalistas, conservadores, socialistas, bloquistas y un principistariojano) que le arrebató la presidencia de la Cámara de Diputados.


El final de un fructífero camino…


Después de una larga y penosa enfermedad, Gumersindo Cristobó dejó de existir en la Capital Federal. Fallecióa los 49 años de edad, el viernes 20 de febrero de 1925.
Fue velado en el Palaciodel Congreso. El sepelio fue el sábado en el Cementerio de la Recoleta. En la oportunidad hicieron uso de la palabra, en nombre de la Cámara de Diputados, el doctor Valentín Vergara, en representación del Poder Ejecutivo de la Provincia, el doctor José O. Casás, el señor Luis Casazza delegado del Comité Central de la Unión Cívica Radical del Azul y un miembro del Comité Universitario Radical.
El gobierno nacional y el bonaerense decretaron honores a la memoria del difunto. Asimismo, el intendente de Azul, Pedro Guiraut, decretó:
“Azul, febrero 21 de 1925. Habiendo fallecido anoche en la Capital Federal el diputado Nacional don Gumersindo L. Cristobó, quien tuvo en este municipio una actuación destacada y eficiente en el desempeño de los distintos cargos públicos y entre ellos el de Presidente del H.C. Deliberante en los que puso derelieve todo su desinterés y patriotismo y siendo un deber ineludible de las autoridades municipales, honrar la memoria de sus buenos ciudadanos que como elextinto, contribuyeron al desenvolvimiento del progresos local, el intendentemunicipal decreta:
Art. I – Izar la bandera a media asta en el palacio municipal durante tres días en señal de duelo.
Art II - Designar al doctor Fernando Bunge para que represente a la municipalidad en el acto del sepelio, pidiéndole que envíe una corona de flores naturales en nombre de la misma, trasmitiéndolo telegráficamente esta resolución.
Art. III – Dejar expresa constancia de que no se designa una comisión encargada de velar el cadáver y acompañar sus restos a su última morada envirtud de la falta material de tiempo e imposibilidad que existe para que ésta se traslade a la Capital Federal donde se efectuará el sepelio esta tarde a las17 horas y por cuyo motivo tampoco se ofrece a la familia los salones delPalacio Municipal para velar su cadáver.
Art. IV – Dirigir una nota de pésame a la familia del extinto con transcripción del presente decreto...”
Años más tarde, los restos de Gumersindo Cristobó fueron trasladados a Azul para descansar en la bóveda de la familia Posse