Un Cementerio Con Historia

CEMENTERIO DE AZUL Homenaje a la majestuosidad de la muerte y a la síntesis histórica La ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, Argentina, rinde homenaje a la majestuosidad de la muerte, con una imponente escultura hecha en 1938, por el arquitecto Francisco Salamone. Esta escultura representa un ángel flamígero con una espada en las manos, Como dijo alguien, pareciera que estuviera marcando la frontera entre la vida y la muerte; además esta representando para los creyentes la esperanza de la resurrección. Entrando ya al interior del cementerio encontramos dos cenotafios que rinden homenaje a los muertos de los dos grandes partidos políticos cuya ideología la podemos considerar fundacional de la argentina moderna. Uno es en homenaje a los muertos en la Revolución Radical, de 1890 y el otro es en homenaje al Teniente General Juan Domingo Perón y a su esposa Maria Eva Duarte. Es como si esta Ciudad Cervantina, de profundas raíces Pampas, en la que hace años, se señoreaban los pueblos originarios, tierra en que tantos desencuentros se produjeran, quiere ser hoy la heredad de la síntesis unificadora de tantos años de desencuentros.





A los desaparecidos de toda la tierra, de todas las épocas por distintos motivos, quienes con su sacrificio han hecho posible que "la muerte le enseñe a los vivos" a soñar con un Mundo lleno de respeto por las ideas del otro.







José Vicente Cuenca Phd Departamento de Antropología Universidad Nacional de Colombia Santa Fé de Bogotá, 1994


miércoles, 6 de octubre de 2010

Breve Historia del Cementerio Unico de Azul

                                  Portada Actual diseñada por el arquitecto Francisco Salamone


Como se desprende de investigaciones realizadas por el historiador Azuleño, Alberto Sarramone en su libro “Historia del Pago de Azul” el primer sepultado en Azul, fue el coronel Martiniano Rodríguez, soldado de la Independencia y Comandante del Fuerte de Bahía Blanca, que combatió a los indios cerca del arroyo Chapaleufu, alrededor del año 1841, fue sepultado en el cementerio que había al lado de la Iglesia, siguiendo a Sarramone diremos que el Padre Clemente de la Sota, extendió el certificado de defunción del mencionado Coronel, el certificado esta fechado el 18-de marzo de -1841

Allí estaban sepultados, los fundadores de Azul.

Como se presume dicho enterratorio, estaba situado al lado de la Iglesia, por la calle San Martín

Al ir creciendo el pueblo de Azul, se decide construir un cementerio mas hacia el norte, cruzando l

El arroyo Azul. Con el pasar del tiempo este cementerio recibió el nombre de cementerio de los pobres pues allí se sepultaban a quienes no tenían dinero para pagar las sepulturas. Coexistieron en Azul dos Cementerios, el de pobres y el llamado Único

Este Cementerio de pobres estaba ubicado un poco mas atrás del Corralón Municipal, recién en 1950, fue desactivado y hasta 1955, se dio tiempo para exhumar los restos y trasladarlos al nuevo Cementerio

Pasado un tiempo sobre el terreno que ocupo el mencionado Cementerio, se construyo un barrio, que se llamó Villa Fidelidad

En el osario común reposan los restos de quienes alcanzaron a ser traslados del cementerio viejo, se destaca una placa colocada en homenaje a Nicolás Avendaño lenguaraz del Capitán Solano

En 1854, las autoridades municipales, deciden ampliar el mencionado cementerio, con alrededor de sesenta varas por su fondo, en el mencionado trabajo del Dr. Sarramone, se especificaciones de las medidas que se iban a tomar para su ensanche.

En el artículo primero se decía:

Art.1) Agrandar el cementerio, con 60 varas mas de fondo esto nos da una idea de que el cementerio tenia ya una existencia, por el art. segundo, se lo dividía en cuatro cuadros por medio de dos calles en forma de cruz, es así que cada cuadro formara secciones independientes, están así destinadas la primera a las sepulturas cuyos propietarios compren el terreno destinado para bóvedas o sepulcros de familia, la segunda fue destinada para aquellos cadáveres cuyos deudos desearan tener sepulturas inamovibles siendo la tercera y cuarta sección so destinadas a la “ las clases menos pudientes de la sociedad”

El cementerio está construido con personalidad y en muy buenas condiciones edilicias donde se ven soberbios sepulcros de mármol con estatuas y figuras alegóricas, que convierten aquella mansión de la muerte en un verdadero monumento de arte.

Es un cementerio lleno de luz, reina al cruzar el peristilo una gran paz.






fuente:Sandra Adam reportaje diario el Tiempo
 Alberto Sarramone Historia del Pago de Azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada